jueves, agosto 30, 2012

Hay futuro. Todo depende de nosotros.


Sombrero 81
Septiembre 2012

Nos preguntamos a diario si, a pesar de todo este caos que nos rodea, al final encontraremos un camino apropiado para encarrilar nuestro futuro.

Que si nuestra capacidad de resiliencia tiene límites, y a pesar de tropezar en mil y una ocasiones, nuestra capacidad para levantarnos e intentarlo de nuevo, nos convertirá en tozudos imposibles, o en personas en búsqueda del éxito.

Siempre hablo de intentarlo e intentarlo y volverlo a intentar. Y cuando nos parece que ya no se puede, intentarlo de nuevo.

Nuestra capacidad para encontrar caminos incorrectos, y aprender de ello, es innata a todo ser humano. Es lo que casi roza la definición de “sentido común”.

Hablemos de ello. Somos racionales y relacionales. Hemos nacido con la habilidad de pensar y la capacidad para relacionarnos. Y está claro que hablar de “sentido común” es hablar de aquello que se convierte en la capacidad de entender las cosas con la lógica de la mayoría.

Pues bien, sin olvidarnos de que estamos solos, sin ignorar lo que hayamos aprendido en nuestro paso por nuestras propias vivencias y las que hemos aprendido observando, leyendo, escuchando,… debemos construir nuestra propia forma de vernos a nosotros mismos en la realidad de todos, sin olvidarnos de cómo va a afectar a los demás, cada una de nuestras decisiones. Insisto, no vivimos solos.

Ahora echémosle todo el “morro” que necesitemos, a nuestras ganas de construirnos nuestro futuro.

Tenemos que conocer nuestra propia situación, pero no un análisis por encima, sino una evaluación seria de nuestros activos. Desde la situación económico-financiera, la familia, las relaciones profesionales, las amistades, el entorno, las aficiones, la salud.

Debemos considerar aquello que nos gusta mas, para lo que estamos capacitados, donde vamos a ser útiles, y ponerlo en valor. Y eso no quiere decir que le vayamos a poner un precio y ya está (que también), sino que es importante saber en cuánto valoran los demás tu trabajo y tu aporte profesional y personal.

A partir de ahí, reconstruirte. Rehacerte. E intentarlo e intentarlo. No hay otra forma.

 Publicado en Business in Bajío

6 comentarios:

David Balaguer dijo...

Y levantarte y levantarte y levantarte y levantarte y levantarte y...

...Y volverte a levantar.

Excelente Francesc.

Francesc Puertas dijo...

Lo bueno, es que somos persistentes,... o tozudos,... o lo que sea, pero que nadie nos confunda con unos insensatos.

Merçe Per se dijo...

Lo malo no son los caminos incorrectos de los que aprendemos, sino los caminos correctos, esos que nos atrapan y de pronto miras atrás y llevas veinte años en un camino correcto que te tiene pillada...como siempre un gustazo leerte.

CristinaBarcelona dijo...

"Hombre es aquel que se cae y se levanta y no hay peor empresa que la que no se emprende"............. así que, de hecho, el futuro depende de nosotros.

Belén San Miguel Atance dijo...

Levantarse y levantarse una y otra vez, rompiendo ese "sentido común" o lógica ordinaria para dar con esos "resultados extraordinarios", con la certeza de que cada vez que nos caemos descartamos un camino que no era. Uno menos para encontrar ese futuro que hay. Gracias Francesc por compartirlo!

Francesc Puertas dijo...

Gracias por vuestros comentarios.