jueves, julio 30, 2015

Lo quiero... puedo.

Bailey Matthews (8 años). Con parálisis cerebral, es un ejemplo de luchador. A pesar de todas las dificultades, corrió toda la carrera y cruzó la meta sin ayuda.




Es el momento de tomarse unos días de vacaciones.

Sombrero 116
Agosto 2015

Escaparse, huir, fugarse, desertar, escabullirse, desaparecer, desconectar, desenchufar, aparcar las obligaciones rutinarias, dejar la mente en blanco, despistarse, oxigenar, resetear, momento kitkat, distraerse...

Este es el momento de hacer todo esto. Vamos a tener unos dias de vacaciones.

Y tener vacaciones no es sinónimo de salir de viaje, sino de hacer otras cosas distintas a las que haces habitualmente.

Para recargar pilas, formatear tu mente, deconstruir tus rutinas para volverlas a retomar mas tarde.

Son necesarias las vacaciones. Absolutamente necesarias. 

Es una cuestión de sana subsistencia. Necesitas evadirte de tus obligaciones durante unos días para que vuelvas cargado de energía y redescubras y retomes tus proyectos otra vez. 

Para que revises y alientes con fuerza tus proyectos y los envíes directos al éxito.

Es el momento de tomarse unos días de vacaciones.

Buena actitud, hacer todo aquello que tus obligaciones te impiden hacer, disfrutar con lo que puedas hacer y sonreir mucho.

Diviértete.

Felices vacaciones.

miércoles, julio 01, 2015

Análisis en diagonal de un emprendedor.

Sombrero 115
Julio 2015

Cuando hablamos de un emprendedor, acostumbramos a olvidarnos de asuntos que puede que nos parezcan obvios, pero que no lo son.

La preparación personal, la motivación, la visión, la pasión, la persistencia... son atributos que damos por hechos.

Tambien obviamos de dónde haya nacido la idea, se supone que habrá salido del análisis o de ese punto de genialidad que se construye en un momento de creatividad en la que la lucidez ante una necesidad y nuestras ganas de explorar y lanzarnos a conocer mas, nos adrenalizan el cuerpo y la mente y nos lanzamos a ello.

Las actitudes. No nos olvidemos de las actitudes. Són básicas para poner en marcha todas nuestras capacidades y enfocarlas a un fin.

Aqui podríamos enlazar los aspectos motivacionales, asediados por nuestros recursos limitados (economicos, el tiempo...)

Y justo en este instante es cuando hemos de mirar a nuestro alrededor. Mas allá de todo lo que comporta una idea y el paso que nos conduce al camino de emprender, está la gente que nos rodea.

La pareja, la familia, los amigos, los socios, el entorno...

Y entre estos, identificaremos a los que te apoyan, a los que te critican, los que te sufren, los que nunca te van a ayudar, a los "ya-te-lo-decia-yo", a los "y-ahora-a-qué-te-dedicas", a los de doble cara, a los que te convierten en culpable, a los que te animan...

Y también puede ocurrir que tu proyecto fracase, ¿y entonces qué hacemos?. Pues lo analizamos, lo asumimos, lo replanteamos y si vemos la solución: insistimos.

No es malo fracasar. Es un paso mas hacia la excelencia. Nadie aprendería nada si no tuviera tropiezos en sus quehaceres.

Edison lo resumía en su acertada frase... "Descubrí las 999 maneras de NO hacer una bombilla, hasta que encontré en la 1.000 la forma acertada".

Y tal y como explica mi amigo Albert Riba, sobre todo plantemos cara al EGO que es en muchos casos el peor de nuestros problemas. Seamos humildes pero no demos tregua a desfallecer ante los obstáculos, que seguro que son los peldaños necesarios para subir una escalera que nos conduce al objetivo.

No os dejeis el 7º sombrero en casa.

martes, junio 02, 2015

"El que la sigue, la consigue"

Sombrero 114
Junio 2015

Vamos a hablar de negocios. 

Soy un defensor a ultranza de aquellas actitudes que convierten a una persona en emprendedora. Y no me refiero a actitudes tóxicas que no contemplan otra cosa que el éxito, sino aquellas que mantienen las 12 reglas de oro.

Yo creo en las ideas. Creo en la persistencia. En ilusionarse por un proyecto. En buscar complicidades. En encontrar las sinergias necesarias para conseguir los objetivos. 

Me gusta ver globalmente un proyecto, pormenorizarlo y trabajarlo paso a paso.

Confio en el trabajo en equipo, en realizar prueba y error de forma periódica. A esto hay algunos que le llaman "tener cintura", pero mas allá de definiciones cortas, tal vez sería mejor identificarlo como "aprender de los errores".

Estoy convencido que mis fieles lectores, identificarán en este pequeño artículo, buena parte de mis "sombreros mensuales", ya que soy de los de no rendirse. De reexplorar el camino recorrido e identificar aquello que es un obstáculo para seguir y buscarle soluciones.

Al final, todo se trata de no perder el rumbo y sobre todo entender que trabajar en un proyecto que te ilusiona, es forjar las claves de un futuro profesional interesante.

No es fácil. Básicamente es quererlo.

Siempre acabo diciendo lo mismo, se trata de buscar a quién contárselo, a quien puede aconsejarte qué pasos debes seguir, a buscar la colaboración de un equipo que te permita acercarte al éxito.

Ah!, y esto de ser emprendedor no tiene que ver con la edad, tiene que ver con la ACTITUD.

Como diria un amigo mio: "os abrazo

...y sobre todo, no os dejeis el "séptimo sombrero"

lunes, mayo 04, 2015

Conflictos - No pierdas la perspectiva


La actitud de ocuparse.



Sombrero 113
Mayo 2015

Dicen que si alguien no se pone enfermo en este país, son los autónomos (porque no se lo pueden permitir)


Y no hay duda que la tendencia del mercado laboral es la de deslizarnos hacia un modelo en el que si quieres trabajar, o tienes la suerte de encontrar vacantes con muy malas condiciones laborales, o te lanzas como autónomo a la aventura de un trabajo que conoces, pero que hasta ahora las empresas integraban a quien trabajaba, en su plantilla. O te lanzas al sector de “a-ver-qué-sale”, o emprendes un negocio con la ambición de que sea tu modus vivendi…


No hay duda que la complejidad de los condicionantes, los momentos, los imponderables, las casualidades… acaban dirigiendo tu camino hasta encontrar aquello que puede ocuparte.


Quiero llamar la atención sobre algo realmente importante en todas las afirmaciones de este escrito: Hay que lanzarse a la búsqueda. Si quieres encontrar una ocupación, lánzate a buscarla.


Por tanto seguimos hablando de actitudes.


Hace poco oí que el Gobierno está legislando para que aquellos trabajadores que están cobrando el paro, no dejen de cobrarlo si se convierten en autónomos y empiezan a trabajar… ¡ya era hora! 


Muchas personas en esta situación no se lanzan a trabajar porque saber que sus primeros meses van a ser terribles hasta que empiecen a cobrar comisiones por su trabajo, debido a que solo tendrán gastos en el ejercicio de su trabajo. Esto es un gran freno, e incluso convierten a trabajadores incansables en víctimas de la ociosidad, que acaba pervirtiendo sus rutinas de trabajo, para convertirlas en unas rutinas que no van a ayudar a reincorporarse al mercado laboral.


Y de lo que no tengo ninguna duda, es que una persona que se queda sin trabajo pierde su know-how en 6 meses. Repescar sus clientes, trabajar a tope, se convierte en un esfuerzo muy difícil pasados estos seis meses.


Por ello animo a no dejar atrás sus rutinas de horarios, de salir a la búsqueda de un trabajo, o lanzarse a emprender.


No conozco que nadie gane a la lotería, si como mínimo no compra un boleto.

jueves, abril 02, 2015

El descanso realimenta nuestras actitudes y nuestras capacidades.

Sombrero 112
Abril 2015

Cada mes de forma puntual (o casi), reflexiono sobre temas relacionados con actitudes, buenas prácticas, emprendeduría, motivación, trabajo en equipo...

Hoy lo haré sobre la necesidad del ocio y el descanso. 

El descanso realimenta nuestras actitudes.

Evadirse, descubrir el placer de hacer cualquier otra cosa que no sea lo que hacemos habitualmente, sin otra obligación que desconectar, estar off-line.

No hay que caer en adicciones ni en obligaciones extremas mal interpretadas.

Hace unos días, escuché con atención al presidente nacional de la JCI de Catalunya, que explicó la diferencia entrre personas comprometidas y personas implicadas. 

Lo explicó con un -a mi parecer- magnífico ejemplo: Un plato de huevos fritos con bacon.

La gallina está comprometida con este plato, ya que es necesario que haya puesto los huevos para ello.

El cerdo en cambio está implicado, porque se va a dejar la piel para completar el plato.

No debemos olvidar que somos personas comprometidas que no huímos de nuestras obligaciones. Pero que una parte esencial de nuestras obligaciones es ese momento de respiro y de ocio que nos permite cargar las pilas y rendir al 100% a la vuelta a nuestra vida cotidiana.

Estamos en un periodo de unos días de vacaciones que debemos aprovechar.

Saludos amigos... no os dejeis el sombrero.






miércoles, marzo 04, 2015

Ir a riesgo o ir a éxito.

Sombrero 111
Marzo 2015

Todos en algún momento hemos oído estas dos expresiones para referirse a apostar por una idea

Y también es interesante observar qué perfil de persna es quien usa un término u otro.

A aquel que le ilusiona un nuevo proyecto, que va a lanzarse a ello, que entiende que los riesgos a asumir son los de que salga bien y no teme hacerlo, va a éxito.

Un buen ejemplo es aquel que le dan un producto que sabe que va a vender bien y le ofrecen una comisión para trabajarlo, sin importes fijos. Va a ir a éxito. Conoce sus mínimos y bo le ve el tope ni el límite a lo que va a vender.

A aquel que ve el negocio, que le cuesta asumir que va a haber unos costes de todo esto, que es muy probable que vayan a su cargo y que teme ponerse a ello, va a riesgo.

Y no es cuestión de optimismo ni pesimismo, es una cuestiíon de afrontar las cosas con las actitudes en las que te sentirás grande, cuando se consiguen los objetivos.

Las nuevas situaciones laborales, la apuesta por crecer profesionalmente, asumir que los empleos de larguísimo recorrido ya no son demasiado habituales, la búsqueda constante de tus propias mejoras, la ilusión por tomar iniciativas... todas estas cuestiones van a plantarse si vas a riesgo o vas a éxito.

Lo mejor de todo es reafirmarte en tus habilidades, poner todos tus sentidos en mejorar y no conformarse con lo establecido.

No tomes decisiones sin meditarlas todo lo que sea necesario, pero una vez hecho, ponte a ello. 

lunes, febrero 16, 2015

viernes, febrero 06, 2015

La autoestima es imprescidible para emprender.

Sombrero 110 
Febrero 2015

Cuando se habla de autoestima, parece que nos perdemos en consideraciones de autoanálisis pseudosicológico, que nos impide realizar el simple ejercicio de mirarnos al espejo y gustarnos. 

Es un ejercicio sencillo. Es ese momento en el que comprobamos que nos gusta lo que hacemos, nos divertimos haciéndolo y siendo autocríticos estamos en estado de "prueba y error" constante.

Y eso no impide que debamos protegernos de los embites de los que nos llaman "ilusos porque tenemos ilusión". Hay que saber discernir entre los que realmente te ayudan a analizar tus pasos de los cínicos tóxicos y opinadores de café, que se disfrazan de asesores gratuítos.

De ahí que debemos tener la autoestima inalterable: nadie te quiere mas que tu mismo.

Cargados de emociones y de la ilusión que te retroalimenta a diario por hacer aquello en lo que crees, pero con los pies tocando el suelo.

No deja de ser un esfuerzo diario por mantener la actitud en perfecto estado de revista, que te permita trabajar con la mirada oteando el éxito.

Los primeros meses del año, son meses de análisis y de observar los resultados de los últimos meses, con la vista puesta en las próximas semanas.

Este es un mes de "Séptimo Sombrero". No lo olvidemos en casa.

lunes, diciembre 29, 2014

Pongámonos en marcha, tenemos todo un año por delante.



Sombrero 109
Enero 2015

Es interesante llenarse los pulmones de resúmenes, análisis y autocrítica de todo lo que ha pasado durante el año que se acaba. De hecho, es lo que "toca".

Es un ejercicio de evaluación que permite observar con ojos críticos aunque con cierta dosis de buen rollo todo lo que ha ocurrido durante el año. Se trata de no dejarse nada en el tintero y generar un verdadero informe de todo lo que habíamos previsto y lo que ha ocurrido en realidad. Incluso atreverse a reorganizar los objetivos y resintonizarlos con las realidades que ya conocemos en el ejercicio de nuestro trabajo diario.

Y en este caso no se trata de repetir el sombrero del mes de diciembre, sino de en la calma y la seguridad que aporta un fin de ciclo, saber que empezamos el nuevo año con una hoja en blanco, cargada de expectativas, buenos propósitos, realidades contrastadas y un P&L (Profit and Losses) más racional.

Pero vamos a hablar de actitudes.

Hay tres formas de afrontar un año de retos en el que está todo por escribir.

  • Que pase lo que Dios quiera.
  • Haga lo que haga no hay nada que hacer.
  • Vamos a poner en crisis el proyecto y busquemos nuevas maneras de hacerlo.

No nos engañemos sólo hay un modo de actuar: afrontar las cosas con actitudes abiertas y grandes y enérgicas dosis de voluntad de trabajo y ganas.

Cualquier otra actitud, es dejar en el aire las soluciones y no coger las riendas de lo que se tenga que hacer: y eso no nos va a conducir al éxito.

Voluntad, ganas, acción, ser racional, saber a dónde vamos… la cuestión es no dejar las cosas al azar y tener previsto buena parte del itinerario que vamos a recorrer.

O sea, mucho más allá de los buenos propósitos, preparemos la ruta y pongámonos en marcha: tenemos un año por delante.