jueves, octubre 04, 2018

Los doce identificadores de una actitud positiva, que conducen a la excelencia.

Sombrero 155
Octubre 2018

Los doce identificadores de una actitud positiva, que conducen a la excelencia.

1.- Tener un buen día, no depende de los demás, sino de uno mismo.
Todo depende de uno mismo. El entorno, al igual que la temperatura exterior, se combaten con la actitud o con la ropa adecuada al tiempo.

2.- Una persona positiva se instala en el presente, piensa en el futuro y convierte el pasado en experiencia.
Nunca se debe olvidar el pasado, pero jamás convertirlo en la base de tu forma de ser positiva. Ilusiónate por que queda por hacer.

3.- El aprendizaje constante e ilusionarse, es parte de la experiencia de una persona positiva.
Cada paso que das en la vida es una nueva experiencia que acaba formando parte de tu capacitación como persona.

4.- Ser positivo va ligado estrechamente con ser agradecido.
Da las gracias. Dale gracias a tu equipo. Sé generoso con las personas que te rodean.

5.- La actitud positiva no se marca límites, sino objetivos.
Los obstáculos no determinan los límites. No hay nada que maneje tus límites, solo te limitas tú.

6.- Una persona con actitudes positivas, es capaz de terminar con los hábitos que no le son saludables.
Un entorno hostil o tóxico es dañino, reoriéntalo y hazte con las riendas de tu día a día.

7.- Los miedos y los rumores, no forman parte del ADN de una persona positiva.
Los miedos son un límite. Los rumores son tóxicos. Afrontalo y sigue adelante.

8.- Los positivos "visten" una sonrisa y transmiten buen rollo.
Que tu entorno quede seducido de entrada por tu body-languaje, es fundamental para ti y para los demás. El feedback con los demás es constante.

9.- La motivación está íntimamente relacionada con la actitud positiva.
La motivación viene determinada por muchos factores, pero la fundamental es la ilusión por el futuro.

10.- La actitud positiva es emocional.
Absolutamente emocional. La empatía y ser consciente de tu entorno es necesario. La tristeza, el llanto, la alegría o la risa, son parte fundamental de una buena actitud.

11.- Ser positivo alimenta los conocimientos y aptitudes de una persona.
Aprender, ilusionarte, practicar deporte, disfrutar de tus mejores rutinas, te hacen capaz para afrontar cualquier reto.

12.- Una persona positiva tiende a tener éxito.
El éxito se consigue estando satisfecho con todo lo que te rodea. Una persona positiva es el paradigma de ello.

¡Pónte el Séptimo Sombrero!

lunes, septiembre 03, 2018

Se acabaron las vacaciones, de vuelta al trabajo.

Consejo 154
Septiembre 2018

Volver al trabajo, después de un periodo de vacaciones, requiere sumergirse de nuevo en la realidad del trabajo, compromisos, agenda, enfocar las iniciativas y encontrarte con aquellos que convives en tu entorno inmediato (o no). 

Yo tengo alguna sugerencia para ponerse en marcha y coger el paso a nuestras rutinas habituales.

Los dos primeros días, interésate por como les ha ido a tus interlocutores habituales, dónde han estado, que cuenten sus aventuras... yo soy partidario de tomar conciencia que esos dos primeros días no estar al 100% y adaptarse de nuevo al trabajo para rendir a tope.

Has pasado unos días de relax, de cambio de tus registros habituales y desintoxicación de tus rutinas. Ahora toca readaptarse, recuperar la actitud y ponerse en marcha.

Ponte el Séptimo Sombrero.

miércoles, julio 25, 2018

Ignora las críticas fáciles, escucha los consejos y si no valoran tu trabajo aléjate. (Anónimo)

Consejo 153
Agosto 2018

Me ha llamado mucho la atención esta frase. Casi que me he propuesto argumentarla porque me parece muy interesante.

Ignora las críticas fáciles

Efectivamente la críticas gratuitas, nada argumentadas, rozando el "si tu dices si: yo digo no", casi al estilo de los opinionistas de "y tú mas", son lo mas tóxico en cualquier conversación. Por tanto debemos discernir si se trata de una crítica para ayudarte a mejorar, o una de esas críticas accionadas por ese "resorte" que tiene la intolerancia o la falta de criterio, que instintivamente lanza una brabuconada que roza el insulto. En este caso, valora e ignora la crítica.

Escucha los consejos 

Es fácil identificar los consejos. Cumplen dos condiciones: están hechos de una mezcla de "know-how" y buena fe.
Se da la situación, que a veces necesitas explicar a aquella persona que sabes que te escucha, una idea o decisión que vas a tomar o has tomado. Seguramente no lanzas la información como una pregunta, pero tu interlocutor lo interpreta como una pregunta y se lanza a opinar. Bien, escúchalo y defiende tu decisión con argumentos. Aquel/lla con quien has compartido tus ideas se merece una respuesta y conocer por qué has tomado esa decisión. Escuchar los consejos siempre ayuda a mejorar tus decisiones.

Si no valoran tu trabajo, aléjate.

Pues si, esta es otra de esas cuestiones que habrás que decidir en cualquier momento de tu vida.
Conoces la situación. Eso si, sé honrado contigo mismo. Tu esfuerzo, tu trabajo, tu dedicación, tus aportes a una mejora... son importantes para realimentar tu amor propio y te alienta a seguir mejorando. Pero esta también es una cuestión que has de tener en cuenta en tu equipo, pareja, trabajo, afición. Lo mismo que esperas que hagan contigo, también lo esperan los demás de tí.
Y hay que tener en cuenta que sentir el reconocimiento o el valor que le dan a lo que tu haces no es estrictamente económico. Es sentir gratitud y aliento por el trabajo que realizas.
Si entiendes que no te valoran, has de plantearte qué decisión debes tomar. Si no, van a aparecerte todos esos "fantasmas" que afectarán directamente a tus actitudes y como consecuencia es posible que te impongas una autocensura que va a ser muy peligrosa contigo mismo.

¡Ponte el séptimo sombrero!

lunes, julio 02, 2018

La catástrofe inducida.

Sombrero 152
Julio 2018

Vaya titulazo. Hablemos de aquellas catástrofes que son la consecuencia directa de bajar la guardia (ese antivirus que tenemos en nuestro interior con su firewall y el historial de uso).

Nunca se ha de bajar la guardia. Y cuando vemos que vamos a bajarla, protegernos de cualquier "goma de borrar" que aceche y quiera poner en peligro de forma gratuita aquello en lo que creemos. Es aquello de "verlo venir".

La implicación de mas personas en tu proyecto, que crean en él, es la primera barrera para evitar problemas.

Tener la máxima certeza de que no estás rodeado de personas tóxicas y por tanto proteger aquellos momentos de "bajón" de cualquier intrusismo peligroso, es otro de los obstáculos para proteger.

En cualquiera de los casos, cuando titulo este artículo "la catástrofe inducida", estoy llamando la atención de que no busquemos culpables a algo con lo que no hemos contado y que puede, acabar siendo lo que hunda un proyecto.

Recordad también la "teoría de la pistola".

Efectivamente, incluso en momentos de bajón, hay que tener previsto qué debemos hacer cuando bajamos la guardia, para convertir en anécdota aquello que pretenda agujerear nuestra línea de flotación.

Póngase el Séptimo Sombrero

martes, junio 12, 2018

El amor al oficio

Sombrero 151
Junio 2018

Parece que hablemos de una frase hecha, pero no es así.

El amor al oficio es algo que conjuga con la capacidad de interesarse, con no perder jamás la ilusión, la perseverancia, el aprendizaje constante...

Mas allá de aquella actitud de empatizar con nuestro trabajo, está el amor que le echamos para saber cada día mas en qué estamos metidos.

Es este amor incondicional que se le entrega a aquello para lo que nos estamos preparando constantemente.

No podemos confundir el amor al trabajo con el amor al oficio. 

Ocuparse, echar horas al trabajo, obsesionarse, son maldades que a veces se confunden con las bondades relacionadas con amar el oficio.

No es bueno estar siempre ocupado, ni olvidarse de socializar o no sintonizar con tu entorno.

El amor al oficio es no darte por satisfecho con lo que sabes y avanzar en tus conocimientos sobre aquello a lo que dedicas tu trabajo.

Siempre hablo de actitudes, aquí, en este caso, hablo de alimentar tus aptitudes.

La actitud + la aptitud = a la altitud (destacar en lo que sabes hacer).

Como decía el sabio: Lo importante no es saber y ya está: lo importante es lo que haces con lo que sabes.

Por todo ello, debemos realimentar nuestros conocimientos, mejorar nuestros métodos, evolucionar nuestra forma de entender lo que nos rodea, no dar por bueno nada y buscar la mejora, ponerte en crisis, crecer como profesional: con todo ello tenlo por seguro: amas tu oficio.

Ponte el sombrero.

jueves, mayo 03, 2018

Feliz aniversario. Nos acercamos a la preadolescencia.

Sombrero 150
Mayo 2018

Hemos llegado al sombrero 150.

No deja de ser estimulante, ver que en los últimos 150 meses (o sea 12 años y medio) de forma ininterrumpida, haya tenido la osadía de colarme en vuestros terminales, para escribir una reflexión, fruto de mi propia forma de entender las cosas.

Por tanto debo agradeceros vuestro aliento y vuestros mensajes.

Sigo teniendo como objetivo, poner negro sobre blanco y hacer un libro con todas estas reflexiones, cribadas y ordenadas para que puedan ser rítmicas y nos ayuden a todos (si es posible), a mantener en alto nuestras mejores actitudes y convertirlas en esa aptitud que permite investirnos de personas que vivimos y trabajamos en positivo.

Siempre hemos de distinguir entre ser optimista y ser positivo.

En general viene a ser parecido, pero no es lo mismo.

Ser optimista nace de nuestro ser mas emocional. Creer que todo va a salir bien, aunque no tengamos donde agarrarnos.

Ser positivo es poner todo a favor de que todo vaya bien. Nuestros recursos, nuestras actitudes, nuestro know-how.

Tener actitudes abiertas al entendimiento, al feedback, a la empatía, a buscar acuerdos, a poner puentes donde hay abismos, ya forma parte de mi forma de ser como persona.

Y en buena medida, se lo debo a este blog, a mi comunicación con todos mis lectores y amigos, y sobre todo a mi actitud de aprendizaje y de esfuerzo constante por ser mejor.

O sea que: Gracias. Muchas gracias.

Saludos y feliz 150 cumplemeses.



jueves, marzo 29, 2018

Nuestro plan de acción: ser positivistas.

Sombrero 149
Abril 2018

Positivismo: Actitud realista y práctica de una persona ante la vida.

A veces no es nada fácil poner en marcha tu día. Te influye todo lo que te rodea: noticias, trabajo, incidencias, cuestiones inesperadas, malas caras, que rompan tu rutina, entre otras cuestiones que forman parte de la lógica diaria de cualquier persona.

Ya sé que me diréis que es muy fácil dar consejos como “poner buena cara al mal tiempo”, pero os pido que pongáis en marcha vuestros resortes en actitudes en positivo. 

Es esa clase de esfuerzo que vale la pena para mejorar la situación, para enfocar con vuestro esfuerzo cómo queréis que sea vuestro día.

Consiste en “vestir” una sonrisa, andar con decisión y usar palabras que ayuden. Cuidar el vocabulario, forma parte de ese ejercicio diario que debemos practicar para acercarnos al máximo a un día estupendo.

Acabarás componiendo frases en negativo, si conjugas llevando al terreno personal palabras como estas: Incompetente, Raro, No puedo, Imposible, Odio, Aburrido, Enfadado, Culpa, Inútil, Fracaso, Malo, Me cansas…

En cambio, si usas palabras como estas, te sumergirás en una conversación en positivo: Aceptar, Gracias, Compasión, Tolerancia, Puedo hacerlo, Vamos, Posible, Feliz, Útil, Oportunidad, Sí, Nosotros, Respeto, Solución…

Ser empático, tener feedback, dar la mano con seguridad, transmitir buen rollo, buscar aquello que te gusta de la gente que te rodea, sentirse satisfecho con lo que haces, lo que hablas y lo que transmites.

Todo forma parte de tu “uniforme”, de tu capacidad para transmitir positivismo.

Y no hay que confundir el optimismo con el positivismo. Son palabras parecidas, pero no iguales: Ser optimista a veces se acerca demasiado a actuar por intuición y, en cambio, ser positivo de ponerlo todo a favor para que todo salga bien.

Al final, tan solo se trata de sentirse bien contigo, sonreír, socializar y ser agradecido.

viernes, marzo 02, 2018

¿Qué es el entusiasmo ?

Sombrero 148
Marzo 2018

El entusiasmo es un estado de ánimo que se considera como de “exaltación” o fervor ante un hecho o situación de la vida. Cuando hablamos de entusiasmo, estamos dando a entender sobre una emoción que se apodera de nuestro estado general por uno o más minutos.

Una persona entusiasmada demuestra una cierta alegría, fuera de lo común, es decir, podemos estar contentos y ser positivos todos los días, pero cuando se está entusiasmado se puede ver un excesivo interés por algo en particular.

El entusiasmo es considerado como una fuerza que proviene desde adentro del cuerpo que hace que una persona sienta el deseo de realizar actividades, sentirse alegre por ello e incentivado al mismo tiempo.

Este estado emocional puede producirse de forma externa, es decir, cuando una situación en específico genera esa emoción, o interna, cuando una persona se plantea nuevas metas y objetivos a cumplir y se siente motivado, se trata del estímulo que se esté recibiendo.

Entusiasmo, un estado anímico
El entusiasmo es considerado como uno de los estados de ánimo más positivos que puede sentir una persona, ya que son esos momentos en los cuales todo parece tener un cierto sentido y deseo de que algo pase.

Las personas se plantean a sí mismas qué es lo que pueden hacer para concretar esas acciones que están haciéndoles sentir esa emoción. De esta manera también se pueden encontrar otro tipo de sensaciones como el placer y la exaltación.

Algunos médicos afirman que la falta de entusiasmo en una persona es producida por malestares y padecimientos como la depresión y el estrés, esto se generaría por la falta de deseos propios e interés.

Sin embargo, es necesario aclarar que existe una diferencia entre estar entusiasmado y estar contento. Estos dos tipos de emociones se manifiestan de diversas maneras, cada persona tiene su forma de demostrar lo que siente, por lo cual, alguien que no demuestre entusiasmo por algo no quiere decir que esté sufriendo de depresión o algún tipo de problema.

Muchas veces se habla de entusiasmo como una cualidad que puede adquirir una persona, sin embargo, se trata solo de un estado emocional que puede surgir en cualquier momento y en cualquier persona en una determinada situación, no todos sienten el mismo interés y motivación por las mismas cosas.

Por ejemplo, puede haber dos estudiantes en una misma universidad estudiando la misma carrera, uno de ellos se encuentra entusiasmado por alcanzar todas sus metas planteadas y objetivos propios para llegar a ser ese profesional que tanto anhela, mientras que el otro siente inseguridad por haber tomado la decisión de estudiar allí, eso le quita todas las posibilidades de sentirse entusiasmado al aprobar un examen o ir avanzando a medida que transcurre el tiempo.

Se dice que el entusiasmo no se produce por hacer bien las cosas, sino que es todo lo contrario, el entusiasmo es lo que nos hace hacer las cosas bien. Es necesario que una persona crea en sí misma y en la fuerza que posee para poder concretar todo lo que se propone, es la capacidad de poder transformar todo lo que nos rodea y convertirlo en algo positivo para uno mismo.

Origen de la palabra entusiasmo
La palabra ‘entusiasmo‘ proviene del griego y si significado es “Dios está dentro de ti”.

En la historia antigua se decía que una persona entusiasta era tomada por un dios y guiada por la sabiduría que éste poseía y su fuerza, por esos motivos, la persona podía cambiar toda la naturaleza que lo rodeaba y hacer que le pasaran cosas buenas que la favorecían en su vida.

Solo las personas consideradas entusiastas eran capaces de enfrentar y vencer cada desafío que se le presentara en su vida y así poder resolverlos de la mejor manera posible.

Se hablaba de estas personas como las únicas que podían avanzar en su vida, debido a que la capacidad de sentir ese entusiasmo les permitía resolver una situación y continuar con otra, significaba el poder avanzar en la vida de la mejor manera, superando cada obstáculo que se presentara con la fuerza interior que poseían gracias a esos dioses que se apoderaban de ellos.


Fuente: http://concepto.de/entusiasmo/#ixzz58aGThoxv

jueves, enero 25, 2018

Cómo realizar un autonálisis

Sombrero 147
Febrero 2018

Rebuscando y leyendo, he encontrado este estupendo artículo sobre el autoanálisis, por lo que este mes, le dedico el "Sombrero" (el enlace al original, esta al final del post)

El autoanálisis es el estudio, con detenimiento, de nuestras características de personalidad (actitudes, puntos fuertes y débiles, hábitos, logros, aptitudes, etc.). Tenemos que conocernos bien para poder ofrecer al mercado laboral las soluciones que esperan de nosotros. A partir de este conocimiento, estaremos capacitados para decidir las empresas, puestos, condiciones, etc… en las que estamos interesados.

Vamos a analizar qué debemos entender por cada una de las características personales mencionadas anteriormente.

Actitudes: Son elementos condicionantes de la conducta (innatos y adquiridos); patrones a través de los cuales, la conducta se adapta, se ajusta al medio.

Aptitudes: Es la predisposición para llevar a cabo una actividad física o mental. Son en su mayor parte innatas, pero se potencian y desarrollan, o por el contrario se atrofian, en función de los estímulos que le ofrezcamos.

Puntos fuertes y débiles: Son las partes a aprovechar o desechar de nuestro comportamiento. Su localización se obtiene, haciendo un análisis exhaustivo de los dos puntos anteriores y de nuestra trayectoria personal, y su conocimiento se basa en la experiencia y en la capacidad de ser crítico con uno mismo.

Hábitos: Son mecanismos automáticos de conducta que habitualmente realizamos en tareas intrascendentes.

Logros: Se trata de hacer una recapitulación de todo lo que hemos conseguido en nuestra trayectoria.

Detente 10 minutos en pensar cuales son tus aptitudes, actitudes, hábitos y disposiciones frente al mundo laboral.

La realización de los siguientes cuadros te ayudará en gran medida a conocer cada una de estas características de tu personalidad. Trata de responder con la mayor sinceridad posible.

CUADRO DE ACTITUDES

CUADRO DE APTITUDES

 CUADRO DE HÁBITOS / DISPOSICIÓN



Una vez que has reflexionado sobre tus características personales, debes también reflexionar sobre aquellos aspectos de tu formación académica y conocimientos que consideres que pueden representar una ventaja o un punto fuerte a la hora de enfrentarte a un proceso de selección: TITULACIÓN, CURSOS, MASTERS, IDIOMAS...

Del mismo modo, deberás incluir en tu análisis las posibles experiencias laborales, reflexionando sobre las ventajas te han reportado, tanto a nivel personal como profesional.

Finalizado ya el autoanálisis, y una vez eres consciente, de cuáles son tus puntos fuertes o FORTALEZAS, y tus puntos débiles o DEBILIDADES, vamos a contrastarlos con las realidades actuales del mercado laboral, es decir con las posibles AMENAZAS y OPORTUNIDADES que existen.

Ejemplo: Una amenaza reciente del mercado fue el comienzo del año 2000, y la introducción del euro, ya que afectaba a los sistemas informáticos de las empresas. Al mismo tiempo surgió una gran oportunidad ya que se han estado demandando muchos informáticos y programadores para resolver estas situaciones.

Resumen D.A.F.O. (Debilidades/Amenazas/Fortalezas/Oportunidades).

Gracias al siguiente cuadro podrás plasmar tus puntos Fuertes/Débiles, y las Oportunidades/Amenazas que puede ofrecerte el mercado (sector industrial, tipo de empresa, empresa concreta, puesto específico...), y obtener las conclusiones finales, que te serán de gran ayuda a la hora de enfocar la realización de tu Curriculum.


Una vez realizado el análisis D.A.F.O. es interesante que cruces los datos obtenidos, de modo que sepas:

Cuáles son las fortalezas que debes destacar en tu Currículum, teniendo en cuenta las oportunidades que ofrece el mercado.

Cuáles son los puntos débiles que necesitas mejorar teniendo en cuenta las amenazas que existen actualmente.


jueves, diciembre 28, 2017

Cómo se puede arreglar un día

Sombrero 146
Enero 2018

Hoy como siempre, he puesto en marcha mis rutinas diarias desde primera hora...

Afeitado, ducha, vestirme y tomar un café. Coger el coche y acercarme a la oficina.

Y saliendo del parking, me he encontrado con una persona que siempre me sorprende. Lo conocí como responsable de una tienda de informática y he de reconocer que lo considero una persona honesta y con una capacidad de empatía envidiable.

A pesar de no ser un gran cliente suyo, siempre es muy amable, no sólo con un saludo de aquellos que notas que se alegra de verte, sino con una capacidad de transmitir buenas vibraciones tremenda.

Hoy nos hemos saludado, nos hemos parado a cruzar un par de palabras amables, hablar de frío y poco mas. Pero me ha dicho que me notaba una mezcla de cansado y triste.

Me ha preguntado si todo andaba bien. Mi respuesta a sido que a pesar de los achaques propios de la edad y la diabetes, que todo bien.

Su respuesta ha sido sorprendente. Me ha dicho que acuda al supermercado y compre "nueces de Brasil", el mas potente antioxidante natural, rico en selenio. Que me irá bien y me ayudará a sobrellevar esta sensación.

- Deberías tomar 3 ó 4 al día. Tomarlo de forma prolongada te permitirá descubrir que te ha ido muy bien.

Es curioso. He llegado sonriendo a la oficina y preguntándome qué son las "nueces de Brasil". He pensado que antes de comer, saldré a tomar un café y me acercaré al supermercado.

Al tiempo, me ha hecho recordar que debo escribir el próximo "Sombrero" (este) y que sería bueno buscar temas que sea motivadores, como buscar formas de construir una buena actitud, realizar actividades que te permitan resituar tu estado de ánimo, encontrar maneras de resetear un mal día... y de pronto, llaman a la puerta del interfono de mi despacho (segundo piso con ascensor).

- ¿Francesc?, soy David... 

Y le abro. ¿Qué David?, me he preguntado. Lo oigo subir por la escalera y aparece mi sorprendente amigo.
Me traía envueltas un puñado de nueces de "Brasil".

- Ya sabes tres al día... te sentarán bien.

Boquiabierto, le he dado las gracias y se ha ido...

- Que pases un buen dia.

He puesto la bolsita de nueces en un cajón y me he preparado mis primeras 3. Y me veo escribiendo el Sombrero 146.

Y descubro que su actitud es una enseñanza y que me ha puesto las "pilas".

No hay nada mejor que una buena actitud para mejorar el día... a mi mismo y a los demás.

Desde hace un rato, compruebo que llevo bien puesto el "séptimo sombrero".

A mi amigo David Murga

miércoles, noviembre 29, 2017

Los obstáculos: fuente de inspiración

Sombrero 145
Diciembre de 2017

Un obstáculo por definición, es la situación o hecho que impide el desarrollo de una acción.

Aquellos que nos consideramos emprendedores, entendemos los obstáculos como alertas para encontrar soluciones para llegar a nuestros objetivos.

A la vista de estas alertas, siempre buscamos el por qué de ese obstáculo y cómo sortearlo con seguridad.

Los obstáculos puedes afrontarlos de tres maneras: dejar que puedan contigo, que te destruyan o que te hagan mas fuerte.

Debemos ser cautos ante los obstáculos, ya que los hay de ajenos, de propios y de reales.

Vamos a definirlos.

Y hay dos clases de obstáculos ajenos: los impuestos (de imposición) y los negativos: aclaremos...

Los obstáculos ajenos por imposición son aquellos que nos confrontan con las leyes, que ya sabemos que son distintas según el tipo de régimen jurídico al que estemos sometidos, o dependiendo de aquel territorio donde queramos conseguir nuestro objetivo. Ejemplo: alguien que quiera divorciarse, va a depender estrictamente de si en el país donde va a hacerlo las leyes se lo permitan o no.

Los obstáculos ajenos negativos son aquellos que nos ponen personas que amparándose en su interpretación de la realidad, tienen tendencia a transmitirnos desánimo y convencernos de la imposibilidad de alcanzar nuestros objetivos. Son los que intentan o desanimarte o destruirte.
Has de saber discernir entre las opiniones gratuitas (aquellas que son simplemente tóxicas) o las que son fruto de la experiencia de otro. Ante estas debes estar preparado y no cometer los errores de quien opina.

Los obstáculos propios también pueden ser de dos clases, los del entorno y los internos. 

Los obstáculos propios del entorno, son aquellos que te hacen pensar en las dificultades para llegar a tus objetivos convenciéndote que no te lo van a poner fácil y por tanto tu voz de la conciencia te dice que desistas.

Los obstáculos propios internos, son los que te ponen en duda a ti mismo. Son los que, al ser propios, te ponen a prueba con mas fuerza. Son los que te piden que te dediques a discernir si la realidad es la que crees. Son los que te ponen en duda a ti mismo y a tu proyecto.

Los obstáculos reales son la obviedad de un imposible, que a veces la ves a primera vista y a veces no te das cuenta hasta que te "mira a los ojos". Un ejemplo: construyas barcos en una montaña a 500 km del mar, río o lago mas cercano.

En cualquier caso, se ha de recuperar la serenidad que te aporta la credibilidad de tus proyectos u objetivos. Aquí es donde es necesario tu capacidad de análisis y de autocrítica.

La profunda reflexión sobre cada detalle, te ayudará a identificar de qué clase de obstáculo te trata y te capacitará para la toma de decisiones.

¡¡¡ Ponte el séptimo sombrero !!!


lunes, octubre 30, 2017

Las claves: no perder la ilusión y empeñarse en ello.



Sombrero 144
Noviembre de 2017

Descubrir a cada paso, ilusionarte e interesarte por aquello que observas, trabajar el feedback con cualquier cosa que te ocurre al día y sobre todo empatizar con tu entorno, es una manera de socializarte y vivir cada día con la actitud necesaria para que pasen cosas. 

La Cabra Mecánica, creó una canción (No me llames iluso) que viene al pelo. 

Ilusionarse y afrontar los obstáculos, es una forma de ir por la vida. Estar loco de pasión por lo que haces, también forma parte del pack necesario para no desfallecer.

La pasión por lo que haces es una de las formas en las que se nos presenta el amor, por lo tanto 5 recomendaciones, 

  • Quiérete a ti mismo.     
  • Ponle pasión a lo que haces.
  • Busca el lado bueno.
  • Ilusiónate a diario.
  • Sé agradecido.


Imagen relacionadaY empeñarse en ello: No desfallecer, encontrar la solución a los obstáculos. No rendirse, reorganizarse y lanzarse de nuevo. 


Cuidado a quien escuchas: Sé cauto con las opiniones de los demás, analiza y aprende. No des por buenas todas las opiniones. Aprende a discernir, recapitular, orientar y afrontar retos: nunca sabes dónde está la mejor solución si sólo te domina tu parte racional, súmala a tu parte emocional y decide.

jueves, septiembre 28, 2017

Negociación: intercambiar propuestas y concesiones.

Sombrero 143
Octubre 2017

La Negociación es un proceso entre dos partes en donde existen dos posiciones diferentes sobre un mismo asunto, las dos partes quieren llegar a un acuerdo y para esto se comunican intercambiando propuestas y concesiones. 

Sus objetivos pueden ser resolver puntos de diferencia, ganar ventajas para una persona o grupo, diseñar resultados para satisfacer varios intereses, mejorar situaciones actuales, resolver conflictos o llegar a un punto neutral de la información. 

Esta fantástica descripción de Wikipedia, me permite entrar directamente al trapo.

Cualquier persona que ejerce el liderazgo de un colectivo, tiene la obligación de aprender las técnicas de negociación. 

No hay problema, preocupación, contrariedad, dificultad, contratiempo, inconveniente, obstáculo, impedimento, traba que no se pueda abordar con una negociación limpia.

Y en una negociación ya no se trata de las viejas consignas yo gano / tu pierdes.  En una negociación con resultados que aporten soluciones reales la consigna es yo gano / tu ganas.

Parece ser que muchas personas que tienen poder se han olvidado de las reglas del juego.

Cualquier resultado que implique cerrar en falso un problema, se convierte a medio plazo en algo mucho peor. Sobre todo teniendo en cuenta que si el obstáculo es objetivo, cambian los que tienen el poder pero el problema subsiste.

En definitiva, negociar es siempre la solución.