domingo, mayo 02, 2010

Pocos hombres tienen la fuerza de carácter suficiente para alegrase del éxito de un amigo sin sentir cierta envidia.

Alex Quiroga

1 comentario:

Víctor dijo...

Si esa envidia es sana no pasa nada. El problema es si esa envidia es insana, como pasa la mayoría de las veces.