jueves, diciembre 28, 2017

Cómo se puede arreglar un día

Sombrero 146
Enero 2018

Hoy como siempre, he puesto en marcha mis rutinas diarias desde primera hora...

Afeitado, ducha, vestirme y tomar un café. Coger el coche y acercarme a la oficina.

Y saliendo del parking, me he encontrado con una persona que siempre me sorprende. Lo conocí como responsable de una tienda de informática y he de reconocer que lo considero una persona honesta y con una capacidad de empatía envidiable.

A pesar de no ser un gran cliente suyo, siempre es muy amable, no sólo con un saludo de aquellos que notas que se alegra de verte, sino con una capacidad de transmitir buenas vibraciones tremenda.

Hoy nos hemos saludado, nos hemos parado a cruzar un par de palabras amables, hablar de frío y poco mas. Pero me ha dicho que me notaba una mezcla de cansado y triste.

Me ha preguntado si todo andaba bien. Mi respuesta a sido que a pesar de los achaques propios de la edad y la diabetes, que todo bien.

Su respuesta ha sido sorprendente. Me ha dicho que acuda al supermercado y compre "nueces de Brasil", el mas potente antioxidante natural, rico en selenio. Que me irá bien y me ayudará a sobrellevar esta sensación.

- Deberías tomar 3 ó 4 al día. Tomarlo de forma prolongada te permitirá descubrir que te ha ido muy bien.

Es curioso. He llegado sonriendo a la oficina y preguntándome qué son las "nueces de Brasil". He pensado que antes de comer, saldré a tomar un café y me acercaré al supermercado.

Al tiempo, me ha hecho recordar que debo escribir el próximo "Sombrero" (este) y que sería bueno buscar temas que sea motivadores, como buscar formas de construir una buena actitud, realizar actividades que te permitan resituar tu estado de ánimo, encontrar maneras de resetear un mal día... y de pronto, llaman a la puerta del interfono de mi despacho (segundo piso con ascensor).

- ¿Francesc?, soy David... 

Y le abro. ¿Qué David?, me he preguntado. Lo oigo subir por la escalera y aparece mi sorprendente amigo.
Me traía envueltas un puñado de nueces de "Brasil".

- Ya sabes tres al día... te sentarán bien.

Boquiabierto, le he dado las gracias y se ha ido...

- Que pases un buen dia.

He puesto la bolsita de nueces en un cajón y me he preparado mis primeras 3. Y me veo escribiendo el Sombrero 146.

Y descubro que su actitud es una enseñanza y que me ha puesto las "pilas".

No hay nada mejor que una buena actitud para mejorar el día... a mi mismo y a los demás.

Desde hace un rato, compruebo que llevo bien puesto el "séptimo sombrero".

No hay comentarios: